Valor liberatorio del finiquito del trabajador

valor liberatorio del finiquito

El valor liberatorio del finiquito firmado por el trabajador no siempre ésta reconocido por nuestros tribunales. El finiquito recoge la liquidación de salarios y otros conceptos indemnizatorios y se entrega al trabajador al finalizar la relación laboral.

Jurisprudencia sobre el valor liberatorio del finiquito

En este sentido esta semana me ha resultado muy interesante leer la Sentencia de la Sala Social del Tribunal Supremo de fecha 15 de septiembre de 2014 pues trata de un asunto que se plantea mucho en los tribunales, el valor liberatorio del finiquito.

El Alto Tribunal analiza  lo que ocurre cuando nos encontramos con un recibo firmado por el trabajador, en el que éste reconoce haber percibido una cantidad concreta de dinero. Dichos recibos suelen añadir una declaración de encontrarse saldado y finiquitado en su relación laboral, y no tener nada más que reclamar frente a la empresa por ningún concepto. Éste tipo de recibos es entregado por el empresario al finalizar la relación laboral.

En numerosas ocasiones el trabajador ha firmado el recibo por desconocimiento, o por no estar bien asesorado. Qué ocurre entonces cuando después de firmar ese documento, el trabajador considera que aún se le deben algunos conceptos y pretende reclamar ante los tribunales su pago.

En la sentencia analizada el Tribunal Supremo en sentencia para unificación de doctrina ha declarado que el recibo de finiquito en algunos supuestos no tiene pleno valor liberatorio, y a estos efectos tiene en cuenta tres aspectos que según la sentencia resultan claves para determinar la eficacia del finiquito y que son:

  1. Que las cantidades reclamadas efectivamente se adeuden porque deriven de conceptos reconocidos en las cláusulas del contrato.
  2. Que dichos conceptos estén omitidos del recibo de finiquito.
  3. Que exista una desproporción entre la cantidad finiquitada y la cantidad adeudada.

Por tanto teniendo en cuenta esos factores el recibo de finiquito puede no tener valor liberatorio y los juzgados podrán reconocer la deuda reclamada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *