Despido tras alta médica indebida

El despido del trabajador tras un alta médica indebida, puede producirse en el caso en que a pesar del alta del INSS el trabajador se encuentra incapacitado para incorporarse al trabajo.

Resulta interesante la lectura de la sentencia del Tribunal Supremo de 21 de diciembre de 2016, pues trata un supuesto que en la práctica se plantea más de lo que pudiera parecer.

Es la situación en la que se puede encontrar un trabajador que está en situación de incapacidad temporal, y una vez agotado el periodo máximo de duración de la IT, el equipo de valoración de incapacidades (EVI) emite informe de alta para el trabajador (el periodo correspondiente a la IT es de doce meses prorrogables por otros seis meses más hasta llegar a los dieciocho meses).

En el caso de la citada sentencia el trabajador impugna el alta emitida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social porque considera con base en los correspondientes informes médicos que su patología le impide desarrollar su actividad laboral con normalidad y por éste motivo tampoco se incorpora a su puesto de trabajo en la empresa, pues se encuentra incapacitado para su desempeño.

Una vez transcurridos dos meses sin acudir a su puesto de trabajo, la empresa adopta la decisión de extinguir su contrato y a estos efectos le envía una carta comunicándole su despido por causas disciplinarias. El trabajador presenta la correspondiente demanda impugnando el despido por considerarlo improcedente, sin embargo el Juzgado de lo Social en primera instancia declara procedente el despido por considerar que no existía causa que justificara la ausencia al puesto de trabajo, y el Tribunal Superior de Justicia que resuelve el recurso de suplicación confirma la sentencia de instancia.

Sin embargo una vez formulado el recurso de casación se incorpora al procedimiento, como documento nuevo, la sentencia del Juzgado de lo Social que anulaba el alta médica del INSS por considerar que realmente la patología del trabajador le impedía reincorporarse a su puesto de trabajo.  El Tribunal Supremo tiene en cuenta esos documentos y para no provocar una situación de indefensión acuerda la nulidad de las actuaciones y que se reponga el procedimiento al momento anterior a dictar sentencia para que se vuelva a analizar el caso, al considerar que  sí existía causa justificativa de las ausencias del trabajador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *