ERTE por fuerza mayor por COVID-19

En estos días son numerosas los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) por fuerza mayor que se están tramitando a consecuencia del COVID-19.

El Real Decreto Ley 8/2020 regula en su artículo 22, 24 y 25 las especialidades que para un ERTE por fuerza mayor por COVID-19 existen en estos momentos excepcionales y que afectan a empresarios y trabajadores.

A continuación pasamos a exponer los puntos mas importantes a tener en cuenta.

Supuestos en los que cabe el ERTE por fuerza mayor por COVID-19

Para que la empresa pueda acogerse a este procedimiento es necesario que las suspensiones de los contratos planteadas traigan su causa directa en las pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, que impliquen:

  1. Suspensión o cancelación de actividades.
  2. Cierre temporal de locales de afluencia pública
  3. Restricciones en el transporte público y en general de movilidad de personas y mercancías.
  4. Falta de suministros que impidan gravemente continuar el desarrollo ordinario de la actividad.
  5. Situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla
  6. La adopción de medidas de aislamiento preventivo decretadas por la autoridad sanitarias.

Procedimiento de suspensión de contratos por fuerza mayor por COVID-19.

El procedimiento se regula en los artículos 47.3 y 51.7 del ET con las especialidades que prevé el artículo 22 mencionado, y se resume en:

  • Solicitud a la autoridad laboral comunicando la voluntad de suspender los contratos, acompañada de un informe que justifique la concurrencia de una de los 6 supuestos mencionados, junto con la documentación acreditativa de la misma. 
  • Comunicación de la solicitud a los trabajadores, y traslado del informe y la documentación a la representación legal de los trabajadores en su caso.
  • La autoridad laboral tiene un plazo de 5 días para resolver, y dicha resolución se limitará a constatar la existencia de los supuestos mencionados.
  • Una vez acreditada la situación de fuerza mayor, la empresa comunica la decisión de suspensión a sus trabajadores de forma individual.
  • La suspensión surtirá efectos desde la fecha del hecho causante de la fuerza mayor

Efectos de la suspensión del contrato para el trabajador

El trabajador no estará obligado a prestar sus servicios al empleador mientras dure la suspensión del contrato de trabajo y tendrá derecho a reanudar la relación laboral cuando cese la causa de fuerza mayor.

El trabajador tiene derecho a la prestación por desempleo. Que según el artículo 25 tiene las siguientes especialidades:

  1. Se reconocerá el derecho a la prestación por desempleo que corresponda con independencia del periodo de cotización previo del trabajador.
  2. El tiempo de percibo del desempleo no se computará a los efectos de consumir los periodos máximos de percepción.

Efectos de la suspensión del contrato para la empresa

La empresa dejará de tener la obligación de pagar el salario y respecto a las cotizaciones a la seguridad social, el Real Decreto prevé una exoneración total o parcial de la cuota empresarial en función del tamaño de la empresa y en concreto:

  1. Para las empresas de menos de 50 trabajadores se reconoce la exención total del abono de la cuota patronal.
  2. Para las empresas de 50 o mas trabajadores se prevé una exoneración del 75% de la cuota patronal.

Imagen by freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *