Indemnización por despido puesta a disposición simultánea

Indemnización por despido

La indemnización por despido debe ponerse a disposición del trabajador de forma simultánea a la entrega de la carta de despido por causas objetivas. Ésta regla general tiene una excepción prevista en el propio artículo 53. 1 b) del ET.  Y ésta tiene lugar cuando la empresa alegue causas económicas y atraviese una situación de falta de liquidez.

Requisitos para aplicar la excepción de puesta a disposición de la indemnización por despido.

El ET recoge que para que se aplique la excepción del deber entregar la indemnización por despido de forma simultánea a la notificación de la carta se deben cumplir los siguientes requisitos:

  1. El despido deberá estar motivado en causas económicas.
  2. La empresa deberá atravesar una situación de falta de liquidez.
  3. La empresa deberá hacer referencia expresa a esta situación en la carta de despido.

Sin embargo la Doctrina Jurisprudencia ha venido a desarrollar éste precepto. Mediante el presente post pretendo proporcionar al lector algunos aspectos destacables sobre la materia. Aunque como siempre con la advertencia de que cada caso particular requiere un análisis más detallado, para el cual puede realizar la consulta de su caso.

Criterios Jurisprudenciales sobre la no entrega de la indemnización por despido.

Estudiando los aspectos sobre ésta materia  me he encontrado con la  Sentencia TS 15 de febrero de 2017. Ésta sentencia resuelve un recurso de casación por unificación de doctrina sobre la falta de liquidez en la empresa. En concreto analiza el supuesto en que la empresa no puede hacer entrega de la indemnización por despido de forma simultánea a la comunicación de la extinción del contrato.

Personalmente me ha resultado llamativa dicha sentencia, porque viene a confirmar una Sentencia del TSJ de Andalucía (sede de Málaga) que estimó un recurso de suplicación que en su día interpuse en defensa de mi cliente.  En aquel caso defendía a la empresa.

Sentencia del TSJ sobre la entrega de la indemnización por despido

Me refiero a la sentencia del STSJ Andalucia 5 de diciembre de 2013. El asunto que resolvió la resolución, la empresa a la que defendía había procedido al despido de dos trabajadores, por causas objetivas, en concreto causas económicas. Como consecuencia de la situación económica negativa la empresa carecía de liquidez suficiente para el pago de la indemnización por despido. Y esto quedó indicado en la carta de despido, conforme a lo dispuesto en el artículo 53 1 b) segundo párrafo.

En aquel caso la empresa cumplió con todos los requisitos de los artículos 52 y 53 del ET. Y además acreditó en la instancia la realidad de las causas económicas referidas en la carta y además que en la fecha de entrega de la misma carecía de liquidez suficiente para abonar la indemnización por despido. Sin embargo a pesar de todo ello, el Juzgado consideró que el despido era improcedente porque durante los días posteriores al despido la empresa obtuvo ingresos procedentes de la su actividad. Al existir ingresos posteriores el Juzgado consideró  que la empresa debería haber acomodado los despidos a la fecha en la que previera tener liquidez suficiente para afrontar las indemnizaciones por despido.

El Juzgado consideró que el despido era improcedente porque durante los días posteriores al despido la empresa obtuvo ingresos procedentes de la su actividad

Pero ésta sentencia no tuvo en cuenta que, aunque la empresa realmente obtuvo ingresos de su actividad poco tiempo después de proceder al despido de los trabajadores, dichos ingresos fueron destinados al pago de las nominas del resto de los trabajadores, el pago de seguros sociales y el pago de una deuda con la Agencia Tributaria. Y una vez descontados dichos pagos la empresa nuevamente carecía de liquidez suficiente para haber atendido a las indemnizaciones por despido de los trabajadores despedidos.

Todos estos extremos se encontraban acreditados por la prueba documental que se había practicado en la instancia. Como consecuencia de ello la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia acogió la revisión de hechos probados que solicité en el recurso de suplicación interpuesto. El TSJ consideró desterrada la posibilidad de que la empresa hubiese incurrido en algún viso de fraude en su actuación, atendiendo al hecho de que el importe de los ingresos recibidos se destinaron al pago de importantes deudas de la empresa. Y además entendió que su actuación estaba ajustada a la normativa vigente y en concreto al artículo 53.1 b) del ET. Y para ello recordaba la sentencia la doctrina del Jurisprudencial contenida entre otras en la sentencia del TS de 13 de octubre de 2005.

En concreto merece la pena destacar de la sentencia el siguiente párrafo:

Y a la vista de lo anteriormente expuesto, el mero hecho de que con posterioridad a los despidos acordados la empresa tuviese diversos ingresos de dinero e incluso mantuviese meses mas tarde superávit monetario en la cuantía indemnizatoria indicada, en el seno de una situación económica saneada, no acredita la concurrencia de una situación de tesorería que -al tiempo de comunicar los despidos litigiosos- le permitiese hacer frente al pago de las indemnizaciones legales correspondientes. Así como tampoco el que tal pago pudiera racionalmente llevarse a cabo sin que ello implicara dejar en la empresa una cantidad disponible ínfima, completamente inhábil para viabilizar de forma inmediata su continuidad y el mantenimiento -para el resto de trabajadores no despedidos- de la actividad productiva acometida por los actores hasta su efectivo cese en la empresa.

Sentencia del Tribunal Supremo sobre la entrega de la indemnización por despido

El TS en su sentencia de 15 de febrero de 2017 confirma la doctrina recogida en la sentencia del TSJ de Andalucía. Además viene a completarla en relación a la forma de acreditar la situación de falta de liquidez. Respecto a esto añade la sentencia que corresponde a la empresa acreditar la situación de ausencia de liquidez. Pero  como ésta situación no siempre podrá acreditarse a través de una prueba plena, considera posible demostrarla aportanto una serie de indicios acerca de su realidad. Estos indicios según el TS habrán de considerarse suficientes, y por ello la oposición a tales indicios habrá de ser acreditada por el trabajador.

 

 

Imagen del texto proporcionada por Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *