Plazo prescripción de salarios interrumpido por denuncia a la inspección

El plazo prescripción de salarios legalmente establecido puede interrumpirse por la presentación de las correspondientes reclamaciones pero también por la interposición de una denuncia ante la Inspección de Trabajo.

El plazo de prescripción legalmente establecido respecto a los conceptos salariales que adeude la empresa como consecuencia de la relación laboral es de un año desde que se produjo su devengo, es decir que si el trabajador no reclama el importe adeudado por el empresario en el citado plazo decae su derecho.

Dicho plazo de prescripción se puede interrumpir por parte del trabajador por cualquier reclamación, judicial o extrajudicial que éste dirija contra el empresario. Es decir que serían medios adecuados para interrumpir la prescripción, la presentación de la papeleta de conciliación, la interposición de la demanda o incluso la reclamación mediante burofax.

La institución de la prescripción no se basa en criterios de justicia estricta, sino que realmente se funda en el principio de seguridad jurídica ante la dejadez o abandono en el ejercicio de los derechos por parte del titular de los mismos, y por tanto su aplicación debe ser siempre restrictiva y cautelosa, y así ha sido reconocido por las SSTS de 8 de octubre de 1981, 31 de enero de 1983, 9 de mayo de 1986.

Como ejemplo de ésta aplicación no rigurosa del instituto de la prescripción lo encontramos en la reciente Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 1 de diciembre de 2016, que en el supuesto de la reclamación de horas extraordinarias por parte de una trabajador, acepta como medio para interrumpir la prescripción una denuncia presentada por el trabajador ante la inspección de trabajo con anterioridad a la presentación de la demanda.

El Tribunal Supremo acepta la interrupción del plazo de prescripción en estos casos cuando el contenido de la denuncia llega a conocimiento del empresario, y ello a pesar de que la Inspección de Trabajo no sea el organismo competente para conocer de las reclamaciones salariales. El Alto Tribunal considera que en estos casos de la actuación del trabajador se desprende que no existe un abandono en el ejercicio de sus derechos y como tal se tiene en cuenta para no aplicar la prescripción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *