Usucapión de obras de arte de museos


Si queremos realizar una aproximación a la posible adquisición por usucapión de obras de arte de los museos, nos será de mucha utilidad el dictamen emitido por la Abogacía General del Estado el 27 de marzo de 2006.

En ese supuesto la Abogacía del Estado en el Ministerio de Cultura elevó consulta sobre las actuaciones procedentes para regularizar la situación legal de diversos depósitos en su día constituidos por el Museo Nacional del Prado a favor de personas jurídico-privadas, como fundaciones, y otras entidades como las Reales Academias, respecto a obras que en algunas ocasiones permanecían todavía en poder de los depositarios pero que, en otros casos, habían aparecido en poder de terceros, que en algunos casos incluso las habían adquirido en subastas o en establecimientos abiertos al público.

En el informe de mencionado se distinguió entre:

1) Supuestos en los que los bienes depositados permanecían todavía en depósito: se consideró improcedente apreciar la prescripción adquisitiva por parte del depositario, al no ser el depósito un título traslativo del dominio y quedar excluida, en esa situación, la posesión en concepto de dueño, tratándose de bienes de dominio público ex art.339 CC, 1 de la Ley del Patrimonio del Estado y 5 de la Ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas), procediendo, en consecuencia, solicitar al depositario la devolución de las obras de arte, en ejercicio de la acción restitutoria derivada del contrato de depósito o de la acción reivindicatoria.

2) Supuestos en los que los bienes depositados habían sido enajenados a terceros por los depositarios: Afirmado el carácter demanial de las obras de arte del Museo del Prado, se reconoce la posibilidad de que los terceros adquirentes ganen por prescripción la propiedad de las obras por la vía de la desafectación tácita. En el dictamen se analizan los antecedentes normativos en el Derecho histórico español sobre prescriptibilidad de los bienes públicos, el tratamiento doctrinal de la desafectación tácita, el tratamiento de la misma en la doctrina del Consejo de Estado y en la jurisprudencia, y se distingue el tratamiento legislativo de la figura de la desafectación tácita con anterioridad a la Ley del Patrimonio del Estado, y con posterioridad a dicha Ley, concluyéndose la posibilidad de ganar por prescripción el dominio de las obras de arte cuya desafectación tácita se hubiese consumado con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley del Patrimonio del Estado, y la improcedencia de apreciar la prescripción adquisitiva de dichas obras de no haberse consumado la desafectación tácita antes de la entrada en vigor del citado texto legal.

Francisco José Pérez Corpas
Abogado laboralista Málaga
Socio de Ramírez-Pedrosa Corpas y Herrero Abogados. Málaga.
consulta@suabogadolaboralista.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *